Evitar navegació.
Inici

Ciudades, kasbahs y desierto. De Fez a Marrakech por el desierto

Un viaje idóneo para conocer las dos ciudades más significativas de Marruecos, así como la parte más espectacular del país, tanto en su vertiente humana como en su vertiente arquitectónica y paisajística.

Itinerario

Día 1º: Fez Llegada a Fez a media mañana. Traslado al hotel para dejar el equipaje e inicio de la visita a la ciudad. Incluimos un guía local de habla castellana ya que la ciudad es bastante laberíntica y complicada. Al adentrarnos por las calles de su medina (ciudad antigua) tendremos la sensación de dar un salto atrás en el tiempo: la organización gremial está presente en el trabajo, la estrechez de sus calles no permite otro medio de transporte que los asnos y un constante hormigueo de gente se mueve por una laberíntica red de callejones en medio de los cuales nos sorprenderán barrios como el de los andaluces y magníficas mezquitas y escuelas coránicas. Fez ha sido siempre asociada al estudio y la religiosidad y sin duda sigue siendo la capital espiritual de Marruecos. Después de visitar la medina, una buena opción es caminar sin rumbo por las calles de Fez - Jdid, donde está el palacio real, la mellah (barrio judío) y también la mezquita más antigua de Fez.

82

Día 2º: Fez - Fuentes de El Oum er Rbia - MideltDespués de la ciudad llega el momento del Atlas. A pocos kilómetros de Fez cruzaremos Ifrane, centro residencial, antes de encontrar los bosques de cedros del Atlas Medio, donde no es nada difícil encontrar manadas de monos de barbería. A partir de aquí nos adentraremos por medio de los bosques, huyendo de las rutas más con-vencionales, y por una pequeña carretera iremos hasta las Fuentes del Oum Er Rebia, donde nace el río más importante de Marruecos. Un lugar idílico, fuera de los circuitos turísticos, donde poder captar la vida de la población bereber de la región. Por la tarde desharemos parte del camino para dirigirnos hasta Midelt.

81

Día 3º: Midelt - Valle del Ziz - Dunas de Merzouga. Un sorprendente cambio de paisaje: la carretera cruza el Alto Atlas para, en poco tiempo, adentrarnos hacia el Gran Sur. El paisaje se vuelve árido, con espectaculares formaciones geológicas y con profundas valles, como el Valle del Ziz, inmensa mancha verde en medio del desierto. Comen-zaremos a ver arquitectura de barro, palmeras, alguna kasbah lejana... estamos a las puertas del desierto. Nos podremos detener en el oasis de Meski, que en el siglo pasado fue convertido en residencia para oficiales franceses, que aprovecharon el agua fresca y abundante para excavar una piscina donde poder refrescarse. Al llegar a Erfoud estaremos a las puertas del desierto. Continuaremos hacia el Erg Chebbi (Dunas de Merzouga), un espectacular conjunto de dunas de más de 300 metros de altura, con algunos pequeños oasis alrededor. Un lugar ideal para todos: se puede salir a pasear tranquilamente por las montañas de arena, que comienzan justo en la puerta del hotel, pasear por el oasis admirando como se aprovecha el agua que brota allí cerca, recorrer el camino hasta la fuente, donde mujeres y niños buscarán provisiones de agua en un constante trasiego... Un marco que nos fascinará a todos. Puede elegir entre dormir en hotel o salir en camello hacia el interior de las dunas, con acompa-ñamiento de guía y camelleros, para iniciar una pequeña marcha por el desierto hasta el sitio de acampada en medio de las dunas.

Día 4º: Dunas de Merzouga - Ksar El Khorbat. Vale la pena madrugar para subir a las dunas antes de que salga el sol; a pie o en camello, la belleza del espectáculo compensará con creces el esfuerzo. Después de desayunar con calma saldremos para recorrer un paisaje de hammada (desierto de piedra), donde de vez en cuando aparecen dunas y palmeras, pequeños oasis donde la vida se hace presente. Por el camino podremos ver las fogaras, pozos excavados en la tierra y para los que se entra a los canales de aguas subterráneas para hacer el mantenimiento, dando al paisaje una apariencia de hormigueros gigantes. Continuaremos hasta Tinejdad, donde se encuentra El Khorbat. Se trata de un antiguo ksar todavía habitado en el que se han rehabilitado algunas viviendas para alojar visitantes y donde también se encuentra el interesante Museo de los Oasis donde colabora Roger Mimó, especialista en la cultura y arquitectura de la región. Es un lugar poco conocido porque hace poco que está abierto, pero que vale la pena. Dormiremos en el interior del ksar en las casas tradicionales.

80

Día 5º: Tinejdad - Gargantas del Todra - Ouarzazate. Saldremos después del desayuno dirección Tinerhir, el más frondoso de los oasis del sur, desde donde se accede a las Gargantas del Todra, con unas paredes de más de 200 metros de altura que no podrán sino impresionarnos... Un bonito recorrido en medio de palmeras, roca y agua. Continuaremos hacia el Valle del Dadas, para muchos la más bonita del Sur de Marruecos y seguiremos por la ruta de las kasbahs, deteniéndonos para visitar alguna de las más bonitas en la región de Skoura, un magnífico conjunto de kasbahs entre las que destaca por su belleza la de Ameridil. Noche en Ouarzazate.

79

Día 6º: Ouarzazate - Aït Benhaddou - Telouet - Marrakech. El viaje es una serie de puntos fuertes. El de hoy es otro. Los 200 kilómetros que separan Ouarzazate de Marrakech discurren por el centro del Atlas, con un puerto de montaña a casi 2.300 metros. Para redondear la espectacularidad de la jornada, haremos el camino por la antigua ruta caravanera que unía las dos ciudades por el Valle del río Ounila, donde hay kasbahs construidas en cuevas, y que además nos llevará a las kasbahs de Aït Benhaddou, una de las más grandes de todo el sur, que mantiene algunas partes muy bien conservadas, entre otros motivos por el hecho de haberse convertido en escenario de muchas películas, y en la Kasbah de Telouet. Al reencontrar la ruta principal se baja hacia Marrakech por una espectacular carretera que todo el mundo señala como uno de los lugares más bellos de Marruecos. Al atardecer llegada a Marrakech. Será la ocasión para hacer una primera incursión en la plaza Jemâa el Fna, un extasiante lugar lleno por todas partes de encantadores de serpientes, domadores de monos, narradores de cuentos, dentistas, saltimbanquis, lanzadores de cartas, futurólogos... Será como introducirnos dentro de una caja mágica, como vivir dentro de un cuento de las mil y una noches. Noche en hotel de 4 * o en riad en la medina, según sus preferencias.

84

Día 7º:
Día libre en Marrakech, ciudad famosa por su plaza Jemâa el Fna, que ocupará gran parte de nuestro tiempo: una amalgama de aromas, sonidos y sensaciones irrepetible. La ciudad cuenta además con un sinfín de lugares por los que deambular y gozar: los Jardines de Majorelle, la Menara, las Tumbas Saadianas, paseos por la medina o por la mellah (el antiguo barrio judío), el recorrido de las murallas, la ciudad moderna (Gueliz) con sus formas de vida occidentales.

Día 8º: A la hora convenida, traslado al aeropuerto e inicio del vuelo de regreso. Fin del viaje.

Precio

Consulta el precio clicando aquí


Bájate la información de este viaje en formato pdf