Evitar navegació.
Inici

Celia Sanz - Enero 2008

Ante todo, Feliz Año Nuevo.
Ya estamos de vuelta. Ha ido todo de maravilla. El país nos ha sorprendido por su variedad de paisajes, la amabilidad de la gente y su riqueza cultural tanto en la población como por la belleza de los monumentos que hemos podido visitar.
Respecto a la organización del viaje, queremos daros las gracias por vuestra profesionalidad. La ruta ha estado muy bien. Hemos pasado por lugares encantadores con el todoterreno saliendo de las carreteras habituales y pudiendo disfrutar de unas vistas increibles, no solo por el paisaje, sino también por las imágenes que nos traemos en la memoria de la vida en los pequeños pueblos que hemos ido viendo. El conductor (Abderraman), muy profesional, nos ha hecho el viaje confortable y seguro. A veces era algo rehacio a aceptar nuestras peticiones de visitas a ciertos lugares, pero negociando llegabamos pronto a un acuerdo. Entendemos que debe ser dificil para ellos encontrar el equilibrio justo entre ver muchas cosas y cumplir el timing previsto y hemos de reconocer que él esto lo hacía muy bien.
Los hoteles de maravilla. Mucho mejor los que vosotros nos habéis buscado (Hanane Club y La Kashba de Imdoucar) que los que yo os propuese (Tomboctou en Tinerhir or la Kashba de Ait Benadout). Los primeros fueron encantadores tanto por las habitaciones, la comida, el servicio y el entorno. Muy bien.
El hotel de Marrakech correcto teniendo en cuenta que se trataba de un 3*. Le faltaba encanto, pero ya era lo que sabíamos y para cenar, dormir y desayunar, más que suficiente. En cuanto a las jaimas, una experiencia increible. No sabíamos muy bien donde ibamos y lo que nos encontramos nos sorprendió. Aquello era realmente dormir en el desierto sin otra infraestructura que una tienda con sus colchones, mantas y una vela. Menos mal que solo fue una noche, pero la aventura es la aventura y como experiencia inolvidable.